La industria tal como la conocemos hoy en día no son sostenibles, malgastan energía, recursos económicos, recursos humanos y, además, maltratan a nuestro planeta hasta límites insospechados.

La respuesta, esta revolución 4.0, ha sido aplicar la tecnología a procesos en los que hace unos años parecía imposible hacerlo.


  • La robótica aplicada a los procesos de fabricación en cadena o al mundo de la logística.
  • El Big Data para analizar todo lo que sucede.
  • La Inteligencia Artificial para utilizar dichos datos y encontrar caminos más directos y mejores para todas las partes gracias a ellos.


De ahí que los objetivos de la industria 4.0 sean bastante variados:


  • Obtener un mayor margen de beneficio optimizando al máximo el proceso industrial.
  • Dañar menos el medioambiente sirviéndonos de energías alternativas para funcionar y encontrando la mejor forma de utilizar nuestros recursos.
  • Facilitar la vida de los operarios poniendo a su disposición maquinaria conectada que realiza su trabajo de forma mucho más efectiva.
  • Crear productos y servicios que se ajusten mucho más a las necesidades reales de los consumidores.


Como has visto, muchos son los cambios que los nuevos procesos de producción nos proponen, para hacer de nuestro mundo, y lugar más habitable y menos dañado por la acción humana.