ENTIERROS ECOLOGICOS

La destruccion del medio ambiente es uno de los temas de mayor preocupación mundial de los últimos tiempos.

Por lo tanto, es preciso acometer aquellas acciones, que dentro del marco de una Politica Ambiental, tiendan a conseguir las máximas garantías para la salud humana, reduciendo la contaminación medioambiental. La pureza del agua es la base de la salud de las personas.

En esta línea, uno de los asuntos más difíciles de la Política Ambiental, es el inexorable crecimiento de los residuos y su adecuada gestión, en la línea del reciclaje y valorización de los mismos, puesto que implica asignación de recursos económicos.

Es preciso acometer el desarrollo de una conciencia ambiental de los Gobiernos, Instituciones y de la sociedad en general.

En este caso, me voy a referir al sistema de gestión de cadáveres ó enterramientos, que se vienen realizando en España por el sistema clásico (lápida ó incineración), desde tiempos inmemoriables, que provocan un impacto ambiental y paisajístico, a diferencia del que existe en Estados Unidos, donde los enterramientos humanos se realizan en cementerios tipo parque, perfectamente integrados en la naturaleza.

Un enterramiento ecológico, significa ser respetuoso con la protección y conservación del medio ambiente y por la tanto mira por la salud de las personas que viven en la zona. Evitando la contaminación de sus acuíferos.


En base a lo antedicho, estaría bien considerar:


1. La puesta a disposición de la población de un campo de enterramientos tipo Parque, como existen en EE.UU., para poblacion civil que no desea ser enterrada en camposanto tradicional tipo corralón, con mausoleos y lápidas de granito, ni asumir costes desmedidos de obituario.


2. Se proponga dentro del Plan Integrado de Residuos de la Comunidad, la procedencia de un sistema de enterramiento ecológico para la población censada en la zona, dentro de un recinto con la denominación de cementerio ecológico, donde se descarte el aporte de mausoleo ó lápida de granito, de forma que se deposite el cuerpo dentro de una capsula de carton biodegradable, depositando a continuación una capa de árido del tipo 20-40 o superior, que otorgará drenaje y consistencia al suelo y relleno de fertilizante para el resto de la zanja, aprovechando el momento para plantar un arbol o matorral de alguna especie autóctona. Contribuyendo de esta forma a la detención de la degradación del suelo y al embellecimiento paisajístico de la zona.

Previamente, sería conveniente realizar un drenado absoluto de líquidos al cadáver, toda vez que el tratamiento de ciertas enfermedades a base de productos químicos, dan pié a la consiguiente contaminación de los acuíferos, una vez se incorpora la materia biodegradable al tracto de la naturaleza.

El drenado de líquidos de cadáveres, una vez debidamente descontaminado, se podría incorporar al tracto natural a través de mezclados, al igual que los lodos de las depuradoras, con productos procedentes del compostaje, para que se conviertan en un fertilizante apto a suministrar a los cultivos agrícolas.

3. Para la procedencia de este espacio, se necesitará realizar el desarrollo anticipado del pertinente estudio de impacto territorial y ambiental, que la Comisión de Medio Ambiente y Urbanismo de la Comunidad de Madrid, deberá valorar, con el conocimiento y visto bueno de la Consejería de Sanidad.


Somos muchas los ciudadanos, que entendemos que la fórmula tradicional de entierros, implican un impacto medioambiental y paisajístico excesivo en las ciudades, debido a la utilización de material no biodegradable, como son las lápidas y mausoleos de mármol, féretros de cinz que acumulan los lexiviados ó fluídos de los cadáveres, y demás añadidos a las piras funerarias que rebosan las lápidas, hasta el punto de quedar los féretros a ras del suelo, por falta de cabida, ó incluso el excesivo derroche forestal que implica la elaboración de los féretros de maderas nobles.









Que la incineración de cadáveres dentro de sus féretros de maderas nobles, con revestimientos internos de telas, en los tanatorios municipales, produce excesivas emisiones de gases de efecto invernadero, consecuencia de las lacas y barnices empleadas para recubrir la madera, asas y demás adornos de bronce, de carácter pernicioso para el medio ambiente. Por lo tanto, es preciso desaconsejar su procedencia, utilizando otro tipo de técnicas para hacer desaparecer el cuerpo como tal, que no sea la propia incineración, para su posterior incorporación biodegradable al tracto de la Naturaleza.

Que los excesivos costes que ha de abordar la familia del finado, para proceder a una acción tan natural como es el entierro de un familiar, no resultan ni asumibles, ni aconsejables, para gran parte de la población civil. No son tiempos de fastos funerarios,
que sirven para engordar las arcas de las funerarias con pingues beneficios, a costa del sufrimiento y el sacrificio de los familiares del difunto.


Es justo y necesario que aquello que procede de la naturaleza, vuelva a ella de la forma más aséptica y descontaminada posible.

Por lo tanto, entendemos es ya momento de abordar con responsabilidad y madurez, este tópico social que hasta ahora y por razones de sensibilidad religiosa no se ha llegado a tratar.

Las tapias de los cementerior tradicionales, deberán ir desapareciendo con el tiempo, en la medida que la zona externa se vaya repoblando con este tipo de enterramiento aséptico y biosostenible con el medio ambiente, incrementando la masa forestal, y por lo tanto el embellecimiento paisajístico.



Fdo. Felix García Pedroche
FUNECO : Funerarias ecologicas . "Un arbol igual a cero emisiones"
Presidente
UNIDOS POR EL AGUA. Asociación Española
Unidos por el agua