Después de echarle un vistazo a los estudios sobre los costes del SDDR con los que se alimentan titulares en contra de este modelo de gestión de envases he encontrado varios fallos en lo que se refiere a sumas en el número de envases a gestionar, número de establecimientos participantes en la recogida, estimaciones de las distancias a recorrer en los procesos de conteo, estimaciones en datos como el coste del alquiler de los locales.


Si os interesa el tema os dejo enlace con unas reflexiones al respecto en mi blog.