Un mantenimiento adecuado es primordial para la vida útil de la batería. De lo contrario la batería se podría deteriorar prematuramente y causar daños medioambientales.
Lo ideal es seguir un programa de mantenimiento y prueba serio para comprobar el estado de la batería mediante inspecciones y pruebas de capacidad. Es importante seguir las especificaciones de la norma para cada tipo de batería: en el caso de las baterías de plomo-ácido inundado IEEE 450, para las baterías de plomo-ácido sellado IEEE 1188 y para las baterías de níquel-cadmio IEE 1106.

Os dejo un artículo interesante de la empresa Amperis
Mantenimiento de baterías industriales

Un saludo!